Recuerdo que hace muchos años , aspiraba a tener un centro de mandos, o una guarida o un cuartel general, escondido desde el que arreglar el mundo del ataque de los malos

Seguramente influenciado por películas y series de aquella época como Mazinger Z o Comando G o el Inspector gadget  o Juegos de guerra o tantos otros donde tanto los buenos como los villanos tenían su cuartel general casi siempre en su propia casa y normalmente en un lugar exótico (en un ático, en una isla, en un volcán …)

Empezando con el ZX Spectrum en mi habitación y mis programitas que me hacía yo mismo para muchísimas misiones (algunas secretas) que, aunque eran simples juegos me sirvieron , además de alimentar mi imaginación , para aprender a programar y descubrir un mundo que ha marcado mi carrera profesional

Poco a poco esos juegos dieron paso a otras aficiones donde siempre acababa mezclándola con la informática (la astronomía, la música, la lectura, el diseño etc etc )

En algún rincón de la memoria quedó siempre registrado el deseo de disponer del cuartel general en casa y como dice mi padre: las vueltas del mundo son muy grandes …. y no sabe uno donde acabarás al cabo de los años pero te vas dando cuenta que vuelves a lo que deseas y que es eso lo que va marcando tus decisiones

Desde hace ya unos cuantos años tengo mi cuartel general en casa desde el que ,con mi familia,  vamos “arreglando el mundo”

Además mi casa está nada menos que en un recóndito lugar de una isla volcánica en medio del océano , !que más puedo pedir¡

Muchos me han comentado que no podrían trabajar desde casa o que no es bueno para el negocio ni para la familia y que me aisla

Yo opino lo contrario, si tuviera un fábrica de coches estaría de acuerdo, pero en el desarrollo de webs , prácticamente es artesanía lo que hago , mi mente está trabajando casi todo el tiempo en los proyectos abiertos, y  la inspiración entra por la ventana cuando menos lo espera uno.

La Inspiración entra por la ventana

La Inspiración entra por la ventana

Además del tiempo que dedica uno al reciclaje continuo, es imposible e innecesario separar esos espacios, tanto es así que la ubicación no tiene importancia,  da igual donde trabajes. Y no hay que olvidar que colaboro continuamente con personas ubicadas en otros lugares con las que hablo a diario.

Mis clientes quieren soluciones, quieren resultados, quieren calidad y en eso me esfuerzo cada día

El resto de cosas, visitas comerciales, pago de impuestos , cobro de facturas, siguen siendo igual de tedioso lo hagas donde lo hagas

Ahora soy consciente de lo que he conseguido, soy feliz.

Ya solo me queda encontrar a un archienemigo con clase