Comienza el 2016 con varios proyectos en marcha y otros tanto en la cola para empezar, es difícil encontrar el momento adecuado para dedicarlo a nuestra propia web.

Nunca es buen momento, pero hay que hacerlo

Una web debe cumplir con el objetivo que se marcó durante toda su vida,  lo que ocurre muchas veces es que el objetivo es el mismo pero ha cambiado el entorno y hay que adaptarse. Tener una web desfasada  ( funcionalidad  , contenidos o estilos )  es contraproducente.

El tiempo medio habitual de vida para las webs suele rondar los 2 o 3 años, a veces con unas reformas sencillas ( tipografías , espacio, reubicación de elementos etc) se puede ampliar ese periodo

No hay que marcarse un periodo fijo para cambiarla solo se trata de adaptarse cuando toque, en nuestro caso, dedicándonos al desarrollo de webs también es obligado renovar con cierta frecuencia, además que disfruto mucho con estos cambios.

A veces los cambios vienen obligados por cambios de normativas , recomendaciones de SEO o cambio en los hábitos de los usuarios. Por ejemplo adecuar la web a un diseño responsive que se adapte a distintas resoluciones  , desde monitores grandes hasta tablets o móviles , es ya una obligacíón.

Si necesitas algunas pistas para ayudarte a decidir si es el momento de cambiar de web , aquí tienes algunas

  • Rendimiento:  Si tu web tarda mucho en cargarse , posiblemente sea problemas del servicio de hosting y en ese caso el rediseño no ayudará mucho , pero gran parte de las veces se debe varios factores relacionados con el diseño de la web ( imágenes no optimizadas, scripts no minimizados o inútiles etc etc )
  • Imagen:  Si crees que no tienes  la web que se merece tu empresa , está claro que debes cambiar . Las modas cambian , los diseños , la forma de comunicar. Imagínate tener un escaparate que no sea como mínimo lo que deseas transmitir al cliente.
  • Usabilidad:  Se trata de que los usuarios encuentren fácil lo que vinieron a buscar, si no es así es hora de cambiar de web. Además de si no dispone de un diseño Responsive que se adapte a las distintas resoluciones de pantalla ( escritorio, tablets y móviles ) es un factor importantísimo para cambiar tanto por usabilidad como por posicionamiento
  • Posicionamiento SEO:  Aunque se haya hecho una web optimizada para buscadores en su momento, estos van cambiando sus algoritmos constantemente con lo que es posible que esa optimización ya no sirva para mucho , además  se van publicando recomendaciones que  se deberían adoptar para mantener un posicionamiento adecuado.
    No hay que olvidar revisar las páginas indexadas ya por los buscadores para no perder posicionamiento cuando se haga el cambio aplicando las técnicas adecuadas para ello.
  • Renovarse: A veces la renovación es un elemento motivador, nueva imagen, nuevos aires, nuevo comienzo,  recuerdas cuando empezaba el curso en la escuela y abrías los libros nuevos o la libreta a estrenar…….. pues eso.